No necesitamos tantas razones para hacer o decir lo que tenemos ganas.

domingo, 17 de agosto de 2008

¡Santos caracoles saltarines, Batman!

Hace algún tiempo, conversando con una pequeña niña, me afirmó que los caracoles cambiaban de caparazón en lugar de crecer junto con ellos. Sinceramente, un razonamiento que quizás a los 6 años cuando revisaba entre las plantas y encontraba caorazas vacías podría haber parecido lógico, pero lastimosamente nunca tuve la cualidad imaginativa de esta niña.
Maté una ilusión, que de haber analizado bien su punto de vista antes de soltar lo que yo creía una verdad absoluta, quizás, la posibilidad de esa ilusión como realidad no me hubiera parecido tan tonta.
Que tal si hubiera dos tipos de caracoles, los que crecen junto con su caparazón –a los que llamaremos “Caracoles Firmes”- y los que van cambiando cada vez a un caparazón más grande –a los que llamaremos “Caracoles Desaprensivos”.
Si me preguntan cual de los dos es el caracol más evolucionado, la verdad, que no lo se. Obviamente el método de los Caracoles Desaprensivos es más eficaz, consiguen lo que quieren en mucho menos tiempo, pero la contra de esta es que toda su vida estarán buscando caparazones más grandes por miedo a no caber en el del momento. Esto los complica a la hora de buscar piezas de supervivencia básicas como lo podrían ser comida y hembras para reproducirse.
Sin embargo, los Caracoles Firmes quizás no puedan exhibir un caparazón grande y digno, e incluso su travesía sea bastante más larga, pero se aseguran de poder cargar su coraza con una velocidad constante durante todo su viaje, teniendo la posibilidad de volcar toda su atención en las piezas de supervivencia realmente necesarias.
El razonamiento lógico sería que el caracol más desarrollado es aquel que vive como un Caracol Firme pero cuando, buscando sus elementos de supervivencia, se encuentra con un caparazón más grande está listo para mudarse. Pero la realidad es que este caracol no existe, si un Firme salta a un caparazón más grande ya no va a querer buscar comida para crecer de a poco, y si uno Desaprensivo deja de buscar caparazones para buscar comida se va a acomodar tanto en su caparazón que no lo va a querer dejar.
Probablemente al final, no importa que tipo de caracol sea, si llega a viejo es por que supo desenvolverse sea cual sea su situación, individualmente del tamaño y peso de su caparazón. No hay un camino al éxito, hay muchos.


P.D. Mucha suerte Dieguito.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me parece que los caracoles son asexuados asi que no tienen que perder el tiempo buscando sexo podrian dedicarlo a buscar un caparazon mas grande y comida.

Santido dijo...

q cool eso de ser asexuado entonces...